Home » Noticias » Tratamiento de la gingivitis

18 Dic Tratamiento de la gingivitis

¿Te sangran o te duelen las encías, se te hinchan o tienen un color rojo o violáceo?

La gingivitis es la inflamación de la encía, normalmente causada por una infección bacteriana. Es la forma de enfermedad periodontal más común, y la segunda enfermedad oral más común después de la caires. Es una condición reversible una vez se han eliminado los factores causantes.

Puede ser la primera etapa de una futura periodontitis ya que todas las periodontitis pasan por una fase de gingivitis. La periodontitis es la primera causa de pérdida de dientes en adultos.

El surco gingival es el espacio que se forma entre la encía y el diente hasta que la encía se adhiere al diente. En este espacio se acumula comida y bacterias que si no son eliminadas causan una inflamación del tejido gingival. Las bacterias remanentes en esta zona provocan una inflamación persistente en la encía que provocará que el tejido se vaya separando del diente creando unas bolsas periodontales cada vez mayores y más complicadas de limpiar. La inflamación puede extenderse hacía tejidos subyacentes y provocar una periodontitis. 

La respuesta inflamatoria frente a la placa bacteriana es diferente para cada individuo ya que existen factores genéticos y adquiridos que modifican la susceptibilidad a la infección.

Los signos clínicos para detectar una gingivitis son los siguientes:

  • Encía eritematosa
  • Cambios en el contorno gingival
  • Agrandamiento de las encías
  • Presencia de placa bacteriana
  • Cálculo y sangrado al sondaje.

Para prevenir otras enfermedades periodontales más severas es necesario tratar y prevenir la gingivitis.

Las encías no deberían sangrar de manera espontánea ni al cepillarse los dientes. Las bacterias que están provocando la inflamación en las encías deben eliminarse para parar el sangrado. Por esta razón es importante tener una buena técnica de higiene oral tanto en el cepillado como en el uso del hilo dental. Es común comentar al dentista que no se está usando el hilo dental debido a que sangran las encías. Es un error no usarlo ya que las encías sangran porque hay presencia de placa bacteriana en esa zona y si no se elimina, el sangrado persistirá. Si usted es fumador puede ser que sus encías estén inflamadas pero no sangre, el tabaco actúa cerrando (reduciendo el diámetro) de las venas de la encía, enmascarando el problema de la posible gingivitis y/o periodontitis.

Otro aspecto a considerar es la capacidad de las bacterias a incorporarse en el torrente sanguíneo. Estas bacterias pueden causar diferentes problemas a nivel sistémico afectando a la salud general del organismo.

Tratamiento

El tratamiento de la gingivitis consiste en la eliminación de la placa bacteriana. Para ello, es necesario una instrucción sobre técnicas de higiene oral y si es necesario, realizar algún tratamiento restaurador. Por ejemplo, obturaciones sin pulir o mal ajustadas, apiñamiento dental y maloclusiones pueden ser factores contribuyentes para la acumulación de placa y su difícil eliminación. Si se requiere, el odontólogo puede realizar una limpieza profesional mediante instrumentos ultrasónicos y manuales para eliminar el cálculo y la placa bacteriana acumulados. Posteriormente a la limpieza profesional es necesario que el paciente mantenga una higiene correcta para evitar que se vuelvan a inflamar las encías. El cepillado debe complementarse del uso del hilo dental o cepillos interproximales si se requieren para eliminar las bacterias de las zonas entre diente y diente.

El mantenimiento profesional con intervalos que suelen ser cada seis meses o una vez al año dependiendo del riesgo individual también es fundamental para mantener la salud de la encía en el tiempo. Si crees que puedes estar padeciendo esta enfermedad puedes pedir cita con uno de nuestros doctores para que analicen tu caso y puedan ofrecerte un diagnóstico completo.