Home » Noticias » Remedios caseros para el dolor de muelas: ¿r...

24 Mar Remedios caseros para el dolor de muelas: ¿realmente funcionan?

El dolor de muelas es una de las dolencias que con más frecuencia afecta a nuestra boca. En la mayoría de los casos, el dolor de muelas surge de forma casi espontánea provocándonos desde pequeñas molestias a la hora de realizar tareas tan cotidianas comer o cepillarnos los dientes, hasta un dolor mucho más intenso y persistente que nos puede acompañar a lo largo de los días. 

Siempre que surge alguna patología que afecta a la salud de la boca en general y de los dientes en particular, la recomendación principal es pedir hora de visita con nuestro dentista. Sin embargo, el dolor de muelas se suele caracterizar por aparecer sin avisar y, por lo tanto, a veces necesitamos una solución más inmediata que, por lo menos, nos permita seguir llevando nuestra vida normal hasta que podamos acudir a una revisión con nuestro dentista de confianza. 

Es en estos casos cuando la gente suele pensar en remedios caseros para el dolor de muelas. Basta realizar una rápida búsqueda en Internet para encontrar portales que recomiendan soluciones de todo tipo. Desde aplicar agua oxigenada directamente en el diente que nos produce el dolor, hasta masticar un ajo o hacer enjuagues con whisky. Pero, ¿realmente funcionan estas prácticas?

En nuestra opinión, si el dolor de muelas es tan fuerte que te obliga a buscar alivio antes de ver a tu dentista, existen una serie de hábitos y medidas que puedes hacer en casa y que te ayudarán a mitigar las molestias en los dientes afectados. 

1. Aplicar frío

Puede ser en forma de compresa fría, de paño húmedo, o de hielo envuelto en una gasa. El formato lo eliges tú, la idea es que te lo apliques en la zona del rostro afectada. El frío actuará como un anestésico local con lo que te servirá no solo para aliviar el dolor de los dientes, también para reducir la hinchazón y la inflamación. 

remedio-casero-para-el-dolor-de-muelas

2. Enjuagues con sal

Por todos es sabidos que la sal tiene propiedades desinfectantes, pues bien, también nos ayudará en esta situación para calmar el dolor y, sobre todo, reducir la inflamación de las encías. El proceso es muy sencillo, basta con agregar un par de cucharaditas de sal a una taza con agua tibia y hacer enjuagues con la mezcla. Sobre todo, escupe el agua, nunca la tragues. Es importante que elijas agua tibia ya que tanto la fría como la caliente pueden empeorar el malestar. 

Realízalos varias veces al día y notarás que la tensión gingival se minimiza. 

3. Un cepillado profundo

Es el remedio casero más infalible. Tanto para prevenir cualquier dolencia como para impedir que cualquier afección que implique a nuestra boca vaya más allá. Para hacer frente al dolor de muelas es básico incrementar y profundizar el cepillado de nuestros dientes. Limpiarlos intensamente después de cada comida, procurando deshacernos de cualquier resto de comida –especialmente en torno a la zona que nos produce dolor–. El hilo dental es un gran aliado en esta situación. 

En cualquier caso, debes tener muy presente que esto son soluciones temporales hasta que llegue la hora de la visita con tu especialista. Y es que detrás de un dolor de muelas puede haber múltiples causas –una infección dental, una rotura de la pieza, una caries, la aparición de las muelas del juicio…– e identificar cuál es la que te provoca la molestia y evitar que desemboque en un cuadro más grave es fundamental para la salud de tu boca.