Home » Noticias » ¿Qué hacer después de una exodoncia o extr...

05 Mar ¿Qué hacer después de una exodoncia o extracción de un diente?

Cuando un diente o una muela provoca dolor intenso y no tiene tratamiento, se infecta repetidamente, tiene varias caries con una destrucción enorme, afecta al resto de la dentadura, o se observa un riesgo de que aparezca un quiste o lesión al final de la raíz, la mejor opción es quitarla. Es decir, practicar una exodoncia.

La exodoncia dental es el tratamiento odontológico que consiste en la extracción de un diente de la boca, que se puede sustituir por un implante o puente dental. La extracción dental o exodoncia es la última opción para solucionar un problema dental ya que el objetivo es siempre preservar todas las piezas dentales siempre que sea posible.

Aunque la extracción de una muela o de un diente nunca es agradable, puede ser un proceso menos traumático si sigues las recomendaciones adecuadas después de la intervención.

Además, debes tener en cuenta que es un acto quirúrgico y, por lo tanto, tiene un mínimo riesgo de provocar dolor, infección, o incluso hemorragia. Para evitarlo, es necesario seguir un protocolo y unos cuidados tras la exodoncia. Lo más importante, como con cualquier herida, es ayudar a nuestro organismo a que desarrolle los procesos naturales de cicatrización y reparación.

5 cuidados para después de la exodoncia

Después de una exodoncia, es muy importante seguir algunas pautas durante las horas y los días posteriores, ya que depende de estos cuidados que surjan o no posibles complicaciones.

1. Morder una gasa y hacer presión

Lo primero que debes hacer es que tu dentista coloque en el espacio de la raíz una esponja de colágeno para que el coágulo se forme y así evitar el sangrado. Si sangra de forma continua entonces es buena idea ejercer presión manteniendo mordida una gasa doblada en forma de bola durante aproximadamente una hora. La compresión es la mejor acción para detener el sangrado después de la exodoncia.

Sin embargo, es importante no dejar la gasa más tiempo del indicado. Su finalidad es solo cortar el sangrado. Si permanece más tiempo puesta, a veces se pueden generar compresión en la encía y hueso perdiendo espacio y volumen para el futuro diente.

Si, al retirar la gasa, se observa que el sangrado no para, se puede colocar una nueva gasa. Pero si no cesa tras repetir la operación 3 o 4 veces, es oportuno acudir a un especialista.

2. No hacer enjuagues durante las primeras 24 horas

Otra recomendación que debes tener en cuenta es evitar los enjuagues durante las primeras 24 horas, ya que pueden interrumpir el proceso natural de cicatrización y reparación de la herida dando pie a hemorragias e infecciones. Eso sí aconsejamos realizar un enjuague a base de clorhexidina y cloruro de cetilpiridinio antes de la extracción para reducir la carga bacteriana y viral de nuestra boca.

3. Evitar alimentos o bebidas calientes después de la exodoncia

Los primeros días tras una extracción dental, no se deben tomar alimentos o bebidas calientes. De hecho, si hay hinchazón, se aconseja aplicar frío. Así, tomar directamente todo frío siempre ayudará.

En muchas ocasiones, para prevenir el sangrado y la inflamación, se recomienda la aplicación externa de frío en la cara, como por ejemplo un hielo envuelto en un trapo, de manera intermitente. También suele funcionar tomar un helado con cuchara.

4. Mantener una higiene bucal normal

Una vez pasadas las primeras 24 horas, se debe retomar la higiene bucodental pero con suavidad. Así, se recomienda cepillar los dientes con precaución sin tocar con el cepillo la zona afectada, por lo menos, durante las 48 horas iniciales. Lo importante es asegurarse de que no queden restos de comida en la herida.

A partir del día siguiente de la extracción, y durante una semana, también puedes hacer enjuagues suavemente, idealmente con clorhexidina y cloruro de cetilpiridinio, siendo éste el mejor antiplaca existente. Es mejor usar un colutorio sin alcohol o agua tibia con sal. Además, a menudo se recomiendan medidas concretas para limpiar la herida (antisépticos líquidos o en gel, cepillos de cirugía bucal, etc), según el caso.

5. Evitar fumar y beber alcohol

El tabaco es una fuente de problemas y se debe evitar después de hacer una exodoncia, ya que aumenta la temperatura de la zona, pudiendo comprometer el coágulo, y contiene muchos tóxicos que pueden provocar infecciones, o la inflamación del hueso como la alveolitis seca. Además, el alcohol puede ser incompatible con algunas medicaciones.

Aunque estas recomendaciones pueden ayudarte a llevar mejor la exodoncia, ante todo siempre hay que seguir los consejos de tu dentista y, en caso de que surja alguna complicación, debes acudir rápidamente a tu clínica dental de confianza.