Home » Noticias » Qué es una pulpitis y cómo tratarla

12 Abr Qué es una pulpitis y cómo tratarla

Seguro que alguna vez has oído mencionar la palabra pulpitis dentro de un entorno odontológico. La pulpitis es una inflamación que afecta a la “pulpa”, es decir, el tejido blando, celuloso, nervioso y que contiene los vasos sanguíneos que se encuentra en el interior de los dientes. Esta patología, suele aparecer como consecuencia, principalmente, de caries, aunque también pueden ser causarla: infecciones, la pérdida del esmalte por problemas de bruxismo, los traumatismos en la boca que generan fracturas de la corona o de la raíz de la dentina (que acaban destruyendo tus linfocitos e irritan la pulpa) o la acción de algunos materiales que se usan durante los tratamientos dentales como, por ejemplo, las resinas o cementos.

Las caries sin tratar en el momento adecuado, o que se encuentran en nuestras bocas sin ser detectadas, penetran en nuestros dientes pudiendo generar como resultado una necrosis. Una buena manera de solucionar a tiempo este tipo de problemas es acudiendo periódicamente a la consulta de tu dentista para hacerte una revisión y establecer un diagnóstico sobre tu salud bucal.  En algunas ocasiones podría ser necesario realizar una observación con rayos-X para ver el nivel de afectación en la cavidad bucal.

El principal síntoma de la pulpitis es el dolor que causa. Éste, puede ser producido en función del tipo de alimentos y sustancias que se ingieren. Por ejemplo, bebidas muy frías, muy calientes o, también, muy dulces pueden ser las desencadenantes del dolor.

En Nart Clínica Dental Barcelona ofrecemos diferentes tipos de soluciones en función de cada caso. Entre ellos contamos con la eliminación de la parte necrótica, la curación del tejido dental dañado e incluso en ocasiones extremas, la extracción de la pieza dental. Por lo tanto, en la mayoría de casos requiere usar procedimientos invasivos. Para completar el tratamiento, el paciente deberá tomar antibióticos para tratar el problema.

Tipos de Pulpitis

  • Reversible: empieza con una pequeña inflamación, así que, si se detecta a tiempo, aún puede tratarse fácilmente. Los síntomas aparecen cuando la dentina recibe algún estímulo en concreto, es decir, en el momento en el que el usuario consume alguna bebida muy fría o muy dulce.  Padecer esta patología tiene dos ventajas: primero, el dolor cesa en unos breves minutos después de tratarse y, en segundo lugar, la vitalidad de la pulpa vuelve a regenerarse o recuperarse una vez tratada. Para realizar este tratamiento habrá que perforar el diente y obturarlo.
  • Irreversible: decimos que estamos ante una pulpitis irreversible cuando la infección se genera directamente en la boca del paciente. Consecuentemente acaba con la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos y la pulpa se destruye. El tejido queda necrótico y se va expandiendo con el paso del tiempo. En cuanto a los síntomas, el dolor aparece de repente. Dura unos minutos después de recibir el estímulo que lo causa (bebidas frías o muy calientes). La parte más negativa de la pulpitis irreversible es que el paciente no sabe nunca exactamente dónde se encuentra la zona afectada, sobre todo cuando empieza a destruirse la pulpa que no responde, posteriormente, al calor o al frío. El tratamiento más recomendado para solucionar este problema es la endodoncia. Para realizarla, el especialista debe abrir la dentina y extraer la parte desgastada o, directamente, en los casos más extremos, extraer el diente entero.
  • Irreversible Crónica: como la mayoría de enfermedades o infecciones crónicas es aquella pulpitis que perdura durante un prolongado periodo de tiempo. Es poco frecuente.
  • Irreversible Aguda: se produce en el momento que aparece un absceso pulpar. No obstante, el dolor aparece de golpe, sin previo aviso, y suele ser con una intensidad muy fuerte y difícil de soportar para la mayoría de pacientes. La modalidad aguda puede ser serosa o purulenta. En la primera, el dolor no cede tras el estímulo que lo causa. En cambio, la segunda, además de inflamación genera un contenido purulento. El dolor suele ser muy intenso con el calor.

Si crees que padeces alguno de estos síntomas puedes concertar aquí una visita, para que nuestros especialistas puedan realizarte un diagnóstico personalizado.