Home » Noticias » ¿Qué es la Periodoncia?

23 May ¿Qué es la Periodoncia?

Es la especialidad de la Odontología que diagnostica, previene y trata las enfermedades de las encías

La periodoncia es el estudio de un sistema especializado de tejidos duros (hueso) y blandos (encía) que soporta los dientes y mantiene su posición en el maxilar y la mandíbula (huesos del cráneo). Este conjunto de tejidos se denomina periodonto y está compuesto por el hueso alveolar, el cemento radicular, ligamento periodontal y encía. Los dientes se encuentran dentro del hueso alveolar y se sostienen gracias al ligamento periodontal que se une al cemento que recubre la raíz del diente. Estos tejidos vivos pueden adaptarse a diferentes cambios en la boca que permiten mantener la posición de los dientes de una manera estable. 

La principal función del periodonto (tejidos de la encía) es mantener los dientes en su posición dentro del hueso pero también actúa como un amortiguador durante la masticación previniendo un daño en los dientes cuando reciben fuerzas excesivas. Los tejidos y los dientes actúan y trabajan conjuntamente para protegerse y favorecer una función correcta durante la masticación. 

El estado bucal de una persona puede ser un claro indicativo de su salud general, en concreto la condición periodontal, de sus encías, puede mostrarnos mucho más que simplemente lo que ocurre a nivel del periodonto. Las enfermedades sistémicas (diabetes, tabaquismo, VIH, …) pueden tener un efecto directo sobre las estructuras que sostienen los dientes. También se pueden detectar algunas patologías a través de la boca antes de que sean evidentes en cualquier otra parte del cuerpo. Por esta razón, los periodoncistas (dentistas especialistas en encías) pueden ser los primeros en detectar los signos de una enfermedad general como la diabetes o alteraciones sanguíneas. La clínica dental o del periodoncista puede convertirse en un centro de detección precoz de la diabtes.

Los periodoncistas son aquellos odontólogos que se especializan en la prevención y tratamiento de las enfermedades que afectan al periodonto. Todos los dentistas reciben formación en periodoncia pero un periodoncista recibe una formación adicional específica de este campo. Los periodoncistas con categoría de especialista han recibido formación posgraduada o master en periodoncia e implantes dentales durante tres cursos académicos y dedicación exclusiva. Así pues es común en la práctica diaria que los casos más complicados los traten los especialistas de esta área de la odontología. 

Las enfermedades periodontales que tratan los periodoncistas son muy comunes entre la población y son una consecuencia de la inflamación de los tejidos periodontales (de la encía). La gingivitis consiste en la respuesta inflamatoria de las encías debido a la acumulación de bacterias en los dientes y tejidos blandos de la boca. La gingivitis ocurre al menos una vez en la vida en todos los individuos. Esta respuesta es un mecanismo de defensa que tiene el cuerpo humano para combatir las bacterias patógenas pero puede llegar a causar un daño en los tejidos si no se trata correctamente. La inflamación puede extenderse hacia el interior de las encías y destruir el ligamento periodontal y hueso alveolar provocando la periodontitis. Esto provoca una pérdida de soporte para los dientes e incluso su pérdida cuando la enfermedad está en fases más avanzadas. 

Con un asesoramiento y un tratamiento adecuados por parte de los profesionales normalmente es posible parar por completo la progresión de la periodontitis. La clave está en eliminar la placa bacteriana que acelera el proceso patológico y establecer unos hábitos de higiene oral excelentes. Así pues, el primer paso de un tratamiento periodontal consiste en concienciar al paciente de su condición y dar instrucciones de higiene oral. En esta primera fase higiénica es muy importante asegurarse de que el paciente cumple adecuadamente con su higiene. Por otra parte, el periodoncista realizará procedimientos higiénicos para eliminar el cálculo y placa bacteriana de las zonas que no son accesibles para el paciente. Algunas veces se puede llegar a dar una terapia con antibióticos si la infección de los tejidos persiste y no responden a las medidas higiénicas. 

expertos en periodoncia

Después de esta primera fase se comprueba al cabo de unas semanas el estado periodontal del paciente y su higiene. Se comprueba el progreso de la enfermedad y se realiza un sondaje para comprobar la profundidad de las bolsas. Si persisten algunas bolsas (espacio donde habitan las bacterias que tienen la capacidad para destruir encía y hueso) se ofrecen más opciones de tratamiento incluyendo cirugía. Algunas veces es necesario realizar una cirugía levantando la encía para poder acceder a aquellas zonas donde hay cálculo y poder limpiarlo. Esto permite tener una visión directa y asegurarse de que la zona está completamente limpia. En otros casos será posible realizar cirugías regenerativas en las que se trata y regenera la pérdida ósea para intentar dar una anatomía más correcta a los defectos óseos creados por la periodontitis. En otros casos no será posible regenerar estos defectos y se realizarán cirugías en las que se remodela el hueso y si es necesario la encía también. 

Después de esta fase quirúrgica si es necesario se realizará una fase restauradora. Es en este momento que se pueden colocar implantes, prótesis definitivas, realizar un tratamiento ortodóntico u otras opciones de tratamiento adecuadas a cada situación individual. Los implantes podrán colocarse cuando el tratamiento periodontal se haya completado.

Por último, el éxito de la terapia periodontal a largo plazo depende de la higiene oral por parte del paciente y del mantenimiento profesional, y asesoramiento por parte de los profesionales. Es importante realizar esta fase de mantenimiento de manera regular para ir comprobando el estado de los tejidos periodontales y comprobar que la inflamación está controlada. De este modo se puede comprobar el mantenimiento de los resultados obtenidos mediante el tratamiento periodontal, evitar la recurrencia de la enfermedad y detectar precozmente la aparición de nuevas lesiones periodontales para poder tratarlas e informar al paciente de las medidas higiénicas que debería tomar para evitar la reaparición de la enfermedad periodontal.