Home » Noticias » ¿Qué pasa si tengo periodontitis? ¿Puede a...

26 Nov ¿Qué pasa si tengo periodontitis? ¿Puede afectar a otros órganos?

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria infecciosa provocada por la placa bacteriana, un grupo de bacterias asociadas. Esta enfermedad provoca una destrucción progresiva de los tejidos periodontales como la encía, ligamento periodontal, cemento y hueso alveolar; en definitiva la encía y hueso que soportan a los dientes. Esta afectación de los tejidos que rodean el diente está provocada por el daño directo de los productos fabricados por las bacterias periodontales y la respuesta inflamatoria de cada persona inducida, provocada por estos patógenos o bacterias.

La relación entre la periodontitis avanzada o severa y varias enfermedades sistémicas ha sido demostrada en artículos científicos en los últimos años. Una inflamación crónica como es la periodontitis es una potencial fuente de inflamación e infección continua que se ha considerado como factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares (infarto), cerebrovasculares y respiratorias (neumonía), complicaciones en el parto (prematuros) y diabetes. Algunas de estas enfermedades no solo se ven agravadas por la periodontitis sino que también aumentan la incidencia y severidad de la afectación periodontal (pérdida de hueso) modificando la respuesta inmune del organismo frente a las bacterias periodontales. Así pues, por ejemplo existe una relación bidireccional entre la periodontitis y la diabetes.

Independientemente de los factores de riesgo cardiovasculares, la enfermedad periodontal ha sido asociada con una mayor incidencia de enfermedad coronaria, en concreto un mayor riesgo de sufrir un infarto en pacientes con periodontitis avanzada. Como consecuencia de la periodontitis, una serie de factores inflamatorios se ven aumentados de manera sistémica, en todo el cuerpo. Esto puede provocar un aumento de la actividad inflamatoria en lesiones ateroescleróticas aumentando potencialmente el riesgo de eventos cardio y cerebrovasculares. Estos marcadores sistémicos de inflamación se usan como predictores de futuros y presentes eventos cardiovasculares. Además se han encontrado bacterias orales en ateromas (placas de ateroma) de la carótida y algunas de ellas están asociadas con agregación plaquetaria (reducción del diámetro de los arterias).

Existe una asociación entre enfermedades respiratorias y la salud oral. Se ha visto una relación entre la disminución de la función pulmonar y la pérdida de soporte periodontal, periodontitis. Así pues, existe una relación entre la periodontitis y enfermedades pulmonares como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Asimismo, la cavidad oral es un potencial reservorio de posibles patógenos respiratorios. El mecanismo de infección podría ser la aspiración de bacterias orales capaces de provocar una neumonía en los pulmones. Otro mecanismo de infección podría ser la afectación del epitelio respiratorio provocada por citoquinas de la enfermedad periodontal facilitando su infección por patógenos respiratorios.

Independientemente de la edad materna, existe una relación entre la periodontitis y partos prematuros así como bajo peso al nacer. También se ha visto que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo independiente de trastornos en el embarazo y que el tratamiento periodontal reduce estos resultados insatisfactorios.

La enfermedad periodontal es un factor de riesgo para la diabetes y la gente con diabetes son más propensos a padecer enfermedad periodontal. Las bacterias patógenas pueden penetrar en el torrente sanguíneo y activar células inmunológicas. Estas células producen una respuesta inflamatoria que puede tener un efecto destructivo por todo el cuerpo. En concreto, en el páncreas, altos niveles de citoquinas de manera crónica pueden dañar las células productoras de insulina pudiendo llegar a una diabetes tipo 2. Por esta razón es importante controlar la diabetes y mantener una salud oral adecuada.

La salud oral tiene un impacto directo o indirecto en la salud general. Prevenir, tratar y controlar la periodontitis permite disminuir el riesgo de otras afectaciones sistémicas. Por esta razón es importante que los profesionales de la salud estén informados sobre la creciente relación entre las enfermedades sistémicas y la periodontitis y puedan trabajar conjuntamente para combatirlas. Los controles regulares de la salud oral son esenciales para detectar aquellos pacientes con afectación periodontal, poderlos tratar y prevenir otras afectaciones.