Home » Noticias » Matar el nervio de un diente o endodoncia, to...

30 Oct Matar el nervio de un diente o endodoncia, todo lo que necesitas saber

Si tu dentista te ha recomendado someterte a una endodoncia –un tratamiento que popularmente es más conocido como «matar el nervio»–, es muy probable que sea porque has acudido a su consulta aquejado de una serie de síntomas muy específicos como son dolor, alta sensibilidad al frío y al calor, molestias al masticar… Puede ser que, incluso, hayas detectado algún cambio de color en el diente o que te haya salido un flemón.

Y es que todos estos síntomas están relacionados con las principales causas por las que deberías someterte a una endodoncia. Para practicar una endodoncia a un paciente es necesario siempre que exista una lesión del nervio del diente.

matar-el-nervio-

De modo que, las principales causas para matar el nervio son:

  • Casos de caries muy profundas. La caries apareció y no se trató en el momento adecuado de modo que se ha ido desarrollando hasta afectar a la pulpa dental. Para evitar que la infección siga propagándose por la boca es necesario eliminar el nervio a través de una endodoncia.
  • Empastes mal sellados. En este supuesto, estaremos dejando el nervio “indefenso” de modo que cualquier sustancia que entra en contacto con nuestra boca puede afectarlo e infectarlo. En este último caso, también será necesario matar el nervio.
  • Traumatismos y lesiones. Puede ocurrir que estos afecten a la pulpa o al nervio, incluso, aunque se trate de una pequeña fisura. Y es que aunque sea de pequeño tamaño, esta permitirá que las bacterias se cuelen hasta alcanzar al nervio.

De modo que, la endodoncia será necesaria en cualquiera de estos casos ya que permite recuperar la salud de la boca del paciente con un tratamiento que no es doloroso y que se realiza con anestesia local.

El primer paso, antes de matar el nervio (es decir, extirpar el tejido que se encuentra en el interior del diente y que no solo está infectado sino que también es el causante del dolor y la sensibilidad que sufre el paciente), será precisamente realizar una limpieza en el interior de la pieza dental afectada para eliminar la infección.

Después, su dentista procederá a realizar la endodoncia en sí misma. Existen 3 tipos de intervenciones para matar el nervio que se diferencian en función de la pieza dental a intervenir y de la cantidad de pulpas, conductos y raíces en la misma.

  • Endodoncias unirraculares. Son las que se realizan en aquellos dientes que tienen únicamente un conducto radicular. Esto es, por ejemplo, en los incisivos laterales, los centrales y en los caninos.
  • Endodoncias birradiculares. Son las que se realizan den los dientes con dos conductos radiculares. Es el caso de los molares inferiores o de los segundos premolares superiores.
  • Endodoncias multirradiculares. Se dan cuando queremos matar el nervio en dientes con tres o más conductos radiculares.