Home » Noticias » Hipoplasia del esmalte: ¿qué les ocurre a m...

29 Nov Hipoplasia del esmalte: ¿qué les ocurre a mis dientes?

El esmalte dental es la capa externa de los dientes. Está formado por pequeños cristales de calcio que son traslúcidos. De modo que no es la capa del esmalte la que aporta ese tono blanco característico a los dientes si no la capa interior de los mismos.

Volviendo a la capta externa, puede ocurrir que los dientes tengan menos cantidad de esmalte del que debieran. Esto es consecuencia de un desarrollo anormal o insuficiente del mismo y que se conoce como hipoplasia del esmalte. El resultado son unos dientes que se llenan de manchas blancas.

Pero esta no es la única manifestación de la hipoplasia del esmalte. Esta enfermedad de los dientes también suele producir surcos, hoyos o pequeños huecos en la dentadura. Además, culpa de este efecto, al pasar la lengua por los dientes notaremos que están más ásperos y rugosos.

El color de los dientes es otro de los factores que se ve afectado por la hipoplasia del esmalte. El tabaco, el café o algunas enfermedades bucales son algunas de las respuestas habituales al por qué los dientes se ponen amarillos o grises, sin embargo, este defecto en el esmalte también puede influir en el tono de tus dientes de forma total o parcial, en pequeñas motas o salpicaduras.

Más allá de la cuestión estética, el problema de la hipoplasia es que al “atacar” a la capa externa del diente, la que actúa como protectora, acaba repercutiendo en el resto del diente. Esto se traduce en que esa dentadura será más propensa a sufrir caries, más vulnerable frente a las enfermedades gingivales y acumulará más placa y con mayor facilidad.

Pero, ¿por qué se produce la hipoplasia del esmalte?

La realidad es que no se tiene constancia de una razón determinante. Lo que sí se sabe es que la hipoplasia del esmalte tiene lugar antes de la erupción del diente. De modo que si buscamos una causa debemos analizar el proceso de desarrollo dental. Haber sufrido infecciones, periodos largos de fiebre o alguna otra enfermedad grave durante esta etapa puede haber provocado su aparición.

En el caso de la hipoplasia de Turner, una variación dentro de la enfermedad, aparece como consecuencia de un traumatismo durante el proceso de mineralización. En este caso lo que se forma es una gran mancha blanca sobre el resto del diente.

Algunos medicamentos o la exposición a sustancias químicas tóxicas también pueden originar este defecto en los dientes.

Por esta razón, si somos conscientes de que nosotros o alguno de nuestros hijos sufre hipoplasia del esmalte el primer paso es prestar especial atención a la hora de cuidar los dientes. Seguir una correcta higiene oral, sumado al hecho de evitar el consumo de alimentos especialmente duros o muy azucarados ayudará a controlar la enfermedad.