Home » Noticias » ¿Cómo cuidar los implantes dentales?

16 Nov ¿Cómo cuidar los implantes dentales?

Las diferencias en las estructuras de un implante en comparación a un diente hacen que sean más susceptibles a la inflamación y pérdida ósea cuando hay un acúmulo de placa bacteriana (bacterias). Por esta razón es muy importante seguir un protocolo de mantenimiento para aumentar la longevidad del implante; fundamentalmente que el implante se mantenga en boca en un estado de salud.

La colocación de un implante requiere un estudio interdisciplinar (desde el punto de vista de la periodoncia, cirugía y de la prótesis) para una correcta planificación, ejecución y mantenimiento. Una vez se ha colocado el implante son necesarias sesiones de mantenimiento rutinarias –normalmente cada 6 meses, según la evidencia científica existente- en las que se evalúe clínica (la situación de la encía) y radiográficamente el estado del implante y se asista al paciente con la higiene. Actualmente el énfasis sobre el éxito a largo plazo en implantes está puesto sobre el mantenimiento de la salud de los tejidos duros (hueso) y blandos (encía) periimplantarios. Así pues, para el mantenimiento de estos tejidos es esencial el cuidado por parte del paciente de su salud oral y los procedimientos necesarios para garantizar una buena higiene oral en la clínica dental. Por esta razón el papel del paciente es indispensable para garantizar el éxito a largo plazo de los implantes.

Una visita de mantenimiento en la clínica dental debería incluir una actualización de la historia clínica dental y médica, una revisión de la higiene oral del paciente y modificación de las técnicas de higiene si fuera necesario, un examen clínico y radiográfico de los implantes y tejidos periimplantarios, evaluación de la estabilidad del implante, remoción de la placa bacteriana y cálculo (sarro) que pueda estar retenida en la corona (diente) y/o el implante y establecer los intérvalos de las visitas de mantenimiento. Por supuesto también se deberá asegurar que las coronas (dientes) sobre implantes permiten el acceso a la higiene por parte del paciente, y no lo bloquean como ocurre con frecuencia.

Los pacientes con implantes dentales normalmente han tenido una higiene oral inferior a la ideal resultando en la pérdida de dientes (edentulismos parciales o totales). Por esta razón es indispensable que las instrucciones de higiene oral sean lo más claras posible y entendedoras por parte del paciente. Deben darse de manera verbal y visual a través de una demostración y la higiene del paciente debería ser evaluada en cada visita de mantenimiento.

Los implantes requieren un cuidado que va más allá del cepillado dental. Para eliminar la placa acumulada son necesarios como mínimo dos cepillados diarios de dos minutos a dos minutos y medio cada uno. Los pacientes deben ser instruidos normalmente sobre la técnica de BASS, BASS modificada y/o STILMANN mediante el uso de cepillos con cerdas suaves o medias. Para la limpieza interproximal existe una gran variedad de cepillos interproximales, sedas e hilos dentales y sistemas de irrigación seguros para el uso alrededor de los implantes.

El uso tradicional de la seda dental en las superficies mesiales y distales es necesario pero además puede estar indicado el uso de la seda dental de otros modos. Puede estar indicado usarlo para limpiar las caras vestibulares y linguales así como para aplicar agentes antisépticos (colutorios, pastas dentífricas) al implante de manera diaria.

Los cepillos interproximales deberían escogerse en función del área interproximal (espacio entre dientes o entre implantes). Es importante vigilar con aquellos cepillos interproximales que presentan una punta de alambre expuesta y la presión que se les aplica ya que podrían rallar la superficie de titanio de los aditamentos del implante. Por esta razón están recomendados aquellos cepillos con un recubrimiento de plástico del alambre.

Los implantes dentales requieren un mantenimiento y monitorización constantes. Suponen una evaluación de la salud oral y general del paciente, mantenimiento profesional del implante y un correcto cuidado en casa por parte del paciente. Todos estos son factores determinantes para el éxito a largo plazo de los implantes dentales.